h1

Un rascacielos londinense derrite parte de los coches aparcados cerca con su efecto lupa

4 septiembre , 2013

The INQUIRER

(2-septiembre-2013)

Mucho cuidado si aparcas tu coche en las inmediaciones del número 20 de la calle Fenchurch en Londres, o incluso si pasas cerca sin la adecuada protección ocular. Al parecer la peculiar arquitectura curva del edificio ubicado en esa dirección y apodado popularmente el walki-talki está provocando concentraciones de rayos de sol capaces de dañar seriamente, por ejemplo, la luneta trasera de un Jaguar, como atestigua la fotografía que te ofrecemos a continuación.

Imagina que aparcas un flamante Jaguar XJ en pleno distrito financiero londinense mientras atiendes unas gestiones en la City. Hace un día despejado y el sol brilla sobre la capital del Támesis. Has estacionado adecuadamente en zona autorizada e incluso has pagado el parquímetro y dada la seguridad policial de la zona no es de esperar un acto vandálico que ponga en peligro la integridad de tu lujoso automóvil. Pero cuál es tu sorpresa al regresar y encontrarte la luneta trasera totalmente retorcida hasta salirse del marco de la carrocería.

bbc-rascacielos-coche

Buscas un culpable tratando de distinguir alguien que huye con un soplete de acetileno a cuestas, o en su defecto un lanzallamas, pero en realidad el causante está tras de ti, alzándose impasible con sus inacabables pisos de acero y cristal en una forma curva lo suficientemente apropiada como para que, con un poco de mala suerte, hayas situado tu coche en medio de un mortífero haz de luz solar multiplicada por esas cuestiones ópticas de la reflexión y la consiguiente concentración del calor de la luz, un poco al estilo de lo que cuentan los historiadores que consiguió Arquímedes en Siracusa para prender fuego a distancia a la flota enemiga.

La «víctima» ha sido el hombre de negocios Martin Lindsay que tras sólo una hora con su coche aparcado bajo el reflejo de los rayos solares dirigidos y concentrados desde el edificio del número 20 de Fenchurch Street, ha encontrado su vehículo de esta guisa que se muestra en la imagen, con la luneta trasera retorcida tras haberse medio fundido, separándose del chasis del marco. También el retrovisor sufrió lo suyo y ha quedado algo deformado.

walkie-talkie-skyscraper

Y no ha sido el único vehículo afectado, una furgoneta perteneciente a un instalador de aire acondicionado que estaba estacionada en el «radio de acción» del edificio también sufrió este ataque solar, con su conductor encontrándose al regresar que toda la parte izquierda del salpicadero se había fundido… pero incluso los viandantes están sufriendo el efecto cegador de los reflejos del edificio, conocido popularmente como el walki-talki por su forma pero que pronto podría ser rebautizado como la lupa por sus efectos.

Por el momento las autoridades municipales han prohibido el estacionamiento en tres plazas de aparcamiento que parecen ser las receptoras de la concentración más peligrosa de los rayos solares reflejados por el edificio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: