h1

Franco, presente

25 marzo , 2017

Fachalandia

PASCUAL SERRANO

Se sabe que la historia siempre la escriben los vencedores. Tras la Segunda Guerra Mundial en toda Europa esos vencedores fueron los antifascistas. España fue la excepción, en el combate entre fascismo y democracia, el fascismo fue el triunfador y, a partir de ahí, se deben interpretar muchas cosas. Por ejemplo a lo largo de toda Italia y toda Francia uno puede encontrar museos, calles y monumentos reconociendo y conmemorando la lucha de los partisanos contra el fascismo y el nazismo. En Alemania, conocedores de la tragedia que su III Reich provocó en la historia de la humanidad, intentan —al menos hasta hace poco— eliminar cualquier tipo de apología o resurgimiento de aquellas ideas.

En cambio en España, el fascismo venció, masacró a 400.000 españoles, de los cuales 192.000 habrían sido fusilados en prisiones y campos de concentración franquistas y, de esos, 88.000 continúan sepultados en fosas comunes en cualquier cuneta. La ideología criminal que fue vencida en toda Europa estuvo cuarenta años gobernando España, imponiendo su versión de la historia, ensalzando a sus líderes, homenajeando a los criminales y torturadores en monumentos, edificios, calles y avenidas, instaurando su propio calendario, adoctrinando y falseando la historia a los niños en los colegios y, por supuesto, reprimiendo a sangre y fuego cualquier disidencia.

Muere Franco y sus herederos maquillan una transición en la que los asesinos y cómplices siguen impunes y al frente del ejército, las fuerzas de seguridad, la judicatura, el palacio de la Zarzuela, la gran Banca, las principales empresas públicas y privadas; y en el principal partido de la derecha española.

Por todo ello, lo que debería ser habitual y lógico en una democracia en España no lo es. Por todo ello, los que lucharon por la democracia siguen enterrados en las cunetas; sus nietos, cuando señalan a los criminales en un tuit pueden terminar condenados a prisión; los grandes medios se escandalizan cuando la víctima —por una vez— es una fascista a la que le rompen un diente; las televisiones emiten odas a criminales en formato de series y las cloacas del Estado todavía financian con nuestro dinero las cacerías y los polvos del jefe del Estado.

Esa es la situación, España es todavía terreno de la victoria del franquismo. El miedo que continúa tras el genocidio impune de toda una generación de izquierdas, el fraudulento sistema electoral por el que llegan al gobierno tras campañas electorales con dinero procedente de comisiones ilegales, el férreo control de los engranajes del Estado por la misma clase política que gobernó el franquismo, junto a la corrupción de los partidos gobernantes impide que la normalidad democrática sea una realidad. Mientras tanto, los músicos y titiriteros irán a la cárcel y a los dueños de bares franquistas les pondrán una calle.

EL JUEVES
31 enero 2017

Anuncios

One comment

  1. A esta España no la conoce ni la madre que la pario.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: