h1

¿Existe el Yeti, el abominable hombre de las nieves?

1 diciembre , 2017

oso pardo himalayo

No. Un nuevo estudio vincula las muestras de ADN de presuntos yetis con un antiguo linaje de osos asiáticos

NATIONAL GEOGRAPHIC
29 noviembre 2017

El Yeti o el Abominable hombre de las nieves, es una misteriosa criatura con el aspecto de un gran mono que se dice, habitó en las altas montañas de Asia, ocupando desde hace siglos un lugar destacado en la mitología de Nepal y el Tíbet. Los avistamientos de esta criatura mitológica han sido reportados durante siglos. Sus huellas, dicen las crónicas del lugar, han sido vistas en innumerables ocasiones y las leyendas sobre un hombre gigante que habita la cordillera del Himalaya han sido transmitidas de generación en generación por sus oriundas gentes.

Ahora, un nuevo estudio de ADN realizado sobre las presuntas muestras de Yeti albergadas en museos y colecciones privadas está proporcionando una idea de los orígenes de esta leyenda del Himalaya.

La investigación analizó nueve especímenes de «Yeti», incluidas muestras de huesos, dientes, piel, pelo y heces recolectadas en el Himalaya y la meseta del Tíbet. De todas ella, una resultó ser de un perro. Sin embargo las ocho muestras restantes resultaron pertenecer a varios ejemplares de osos negros asiáticos, osos pardos del Himalaya u osos pardos tibetanos.

«Nuestros hallazgos sugieren de manera reveladora que los fundamentos biológicos de la leyenda del Yeti se pueden encontrar en los osos locales, y nuestro estudio demuestra que la genética debería ser capaz de desentrañar otros misterios similares», dice la científica Charlotte Lindqvist, profesora de ciencias biológicas en la Facultad de Arte y Ciencia de la Universidad de Buffalo, Estados Unidos, y profesora asociada visitante en la Universidad Tecnológica de Nanyang-NTU, en Singapur.

Aunque su equipo no es el primero en investigar el ADN «Yeti», los proyectos anteriores en los cuales se ejecutaron análisis genéticos más simples, dejaron varias cuestiones importantes sin resolver, afirma la investigadora. «Este estudio representa el análisis más riguroso hasta la fecha de muestras que se sospecha derivan de “criaturas anómalas” u “homínidos míticos”», escriben Lindqvist y sus coautores en el artículo presentado por la Royal Society.

La ciencia tras el folclore

Lindqvist sostiene que la ciencia puede ser una herramienta útil para explorar las raíces de los mitos sobre criaturas grandes y misteriosas. De este modo señala que en África, la famosa leyenda occidental de un «unicornio africano» fue explicada a principios del siglo XX por investigadores británicos, que encontraron y describieron el okapi de carne y hueso, un pariente de la jirafa que parece una mezcla entre la propia jirafa, una cebra y un caballo.

En Australia, donde personas y animales descomunales pudieron haber coexistido hace miles de años, algunos estudiosos han especulado que las referencias a enormes criaturas parecidas a animales en la mitología aborigen, pueden haber surgido de encuentros antiguos con la megafauna real o sus restos, conocidos hoy a través del registro fósil australiano.

Pero aunque algunas de esas conexiones siguen siendo inciertas a día de hoy, el trabajo de Lindqvist, como el descubrimiento del okapi, es directo: «Claramente, una gran parte de la leyenda del Yeti tiene que ver con los osos», relata. Es de este modo, que el equipo dirigido por la científica a través de su análisis genético, muestra como un trozo de piel de la mano de un «Yeti» —parte de una reliquia monástica— o un fragmento de fémur encontrado en una cueva en la meseta tibetana resultaron pertenecer a un oso negro asiático y un oso pardo tibetano respectivamente.

osa parda himalaya

Resolviendo misterio científico: la evolución de un oso enigmático

Además de rastrear los orígenes de la leyenda del Yeti, el trabajo de Lindqvist está sacando a la luz una ingente cantidad de información sobre la historia evolutiva de los osos asiáticos: «los osos en esta región son vulnerables o están en peligro crítico desde una perspectiva de conservación, pero no se sabe mucho sobre su historia pasada», afirma la investigadora. «Los osos pardos del Himalaya, por ejemplo, están en grave peligro de extinción. Clarificar la estructura de la población y la diversidad genética puede ayudar a estimar los tamaños de las poblaciones y elaborar estrategias de gestión», añade.

Los científicos secuenciaron el ADN mitocondrial de 23 osos asiáticos —incluido el de supuestos Yetis— y compararon estos datos genéticos con los de otros osos en todo el mundo. Este análisis mostró que, si bien los osos pardos tibetanos comparten un ancestro común cercano con sus parientes norteamericanos y eurasiáticos, los osos pardos del Himalaya pertenecen a un linaje evolutivo distinto que se separó desde el principio de todas las demás especies de osos pardos.

Esta división ocurrió hace unos 650.000 años, durante un período de glaciación, según los científicos, los cuales sugieren que la expansión de los glaciares y la geografía montañosa de la región pudo haber causado que los osos del Himalaya se separasen de los demás, lo que les llevó a un prolongado período de aislamiento y hacia un camino evolutivo independiente.

Héctor Rodríguez

Anuncios
h1

Summer Wine

27 noviembre , 2017

vida salvaje

Das Wilde Leben (Una vida salvaje) es una película de 2007 basada en la vida de la modelo alemana Uschi Obermaier. Quien fuese icono sexual a caballo entre los años 60-70, conocida ‘grupi’ que participó en la gira de los Rolling Stones de 1975 y estuvo antes en la K1, una comuna alternativa de Berlín Oeste. Recorrió el mundo durante seis años en un autobus con su pareja Dieter Bockhorn, relación problemática que acabó mal.

En la banda sonora de esta película tenemos la versión de un tema de aquellos años, que hacen la actriz protagonista junto al vocalista del grupo finlandés HIM, Natalia Avelon y Ville Valo, respectivamente: Summer Wine. Y que inicialmente diese a conocer Lee Hazlewood con Nancy Sinatra en 1967.

La canción trata sobre una noche de verano en el que un hombre invita a vino a una desconocida, y tras despertarse resacoso ve como ella le ha desplumado.

 

h1

Heroes

24 noviembre , 2017

Este año se ha editado Under Cover, un álbum de MOTÓRHEAD, producido en 2015, en el que sale varias versiones grabadas en discos anteriores. Magistral es esta del clásico Heroes (1977) de David Bowie (con Brian Eno), que fue lo último que grabó meses antes de morir nuestro añorado Lemmy; y, paradojas del destino, coincidieron casi ambos artistas al fallecer.

h1

Despeñar jabalíes mola

19 noviembre , 2017

vergüenza

Por MAURICIO ANTÓN*

Estos días circula por las redes sociales un vídeo que muestra a una turba embrutecida de supuestos senderistas despeñando a un jabalí vivo por un precipicio en la ruta del Cares, entre vítores y grititos de excitación de los asistentes. Ante este espectáculo se pregunta uno cómo hemos llegado a tal degradación de la condición humana. En tiempos se solía creer que las manifestaciones de violencia respondían en última instancia a injusticias y desequilibrios materiales, y nos cuesta entender qué oscuros impulsos convierten a un grupo de personas aparentemente normales, que disfrutan de un sano esparcimiento en la naturaleza, en una horda sedienta de sangre.

La razón es tristemente obvia: hay otras fuentes de violencia que no están ni en la miseria de unos ni en el afán opresor de otros, si no que provienen de un profundo vacío mental y de la percepción más o menos borrosa de la propia inutilidad. El aburrimiento puro y duro se ha convertido en una de las causas fundamentales de la destructividad en el ciudadano occidental. Décadas de paz y prosperidad han traido, irónicamente, una proliferación de individuos cada vez más infantiles e irresponsables. Personas que han olvidado el privilegio que significa tener un plato de comida en la mesa se indignan con furia visigoda ante humillaciones y agravios imaginarios, pero si se les enfrenta a problemas serios como la debacle medioambiental, entran en pánico y miran a otro lado negando la evidencia.

Tenemos un déficit de humanidad y una deuda educativa importantes, pero todos los esfuerzos que se hagan por inculcar valores a las nuevas generaciones se ven saboteados por el ejemplo que dan las clases dominantes. Actividades recreativas como los toros y la caza de trofeos son señas de identidad de nuestras presuntas élites, y al margen de todos los disfraces culturales con que se las quiera vestir, estas «aficiones» envían un mensaje simple y contundente a la ciudadanía: MATAR MOLA. Esta contradicción entre la educación y el ejemplo causa una especie de cortocircuito neuronal, y las personas simplemente vuelven a la casilla de partida de la evolución mental, es decir al planteamiento cavernario de toda la vida: «chico, tú abusa antes de que otros abusen de tí».

Por si este vídeo poco edificante no fuese bastante, las redes nos obsequian hoy con otra imagen en la misma línea: el hijo del presidente actual de los Estados Unidos posa en algún país africano frente a un elefante recién abatido, y exhibe ante la cámara la cola recién cercenada del paquidermo. Incluso este acto de ostentación no basta al joven heredero, que querría llevarse el macabro despojo de vuelta a casa para presumir ante la clase de amigos que valoran semejante hazaña. Pero la ley actual en su país prohibe la importación de esos trofeos y el joven exigió la ayuda de su todopoderoso padre, que ahora se ha propuesto modificar la ley para permitir la importación de fragmentos amputados de elefantes a los Estados Unidos.

De vuelta en España, pocas actividades resumen tan bien la sed de muerte y el abuso de poder como la caza de lobos como trofeos. Las autoridades de nuestro país, en vez de defender nuestro patrimonio natural, tocan una y otra vez a la puerta de Europa para pedir que el lobo sea declarado especie cinegética en territorios en que la ley comunitaria establece su protección estricta. De este modo entregarían el regalo más codiciado para aquellos a los que les pica el dedo en el gatillo con sólo pensar en disparar al rey de los depredadores ibéricos. Los niños mimados de nuestro sistema nos están enviando un mensaje claro de violencia y dominación, y lo malo es que ni siquiera nos damos cuenta de que ese mensaje está calando. Es urgente desterrar de nuestra sociedad pasatiempos anacrónicos basados en la violencia gratuita que sólo contribuyen a embotar la sensibilidad de las personas. Y es que la sensibilidad, como la cultura, es algo que enriquece nuestra vida y nos hace libres. No dejemos que una minoría ociosa nos la arrebate.

* Vicepresidente de LOBO MARLEY

h1

Hijos de la Anarquía

9 noviembre , 2017

Sons of Anarchy

  J. CARO

Hace pocos días me senté a ver una serie americana de televisión titulada ‘Sons of Anarchy’, en español, ‘Hijos de la Anarquía’. La serie no vale nada. Cuenta la historia de una banda de moteros, muy similar a Los Ángeles del Infierno, en sus trapicheos con drogas, asesinatos, traiciones y ajustes de cuentas, todo ello bien aderezado con testosterona, músculos, tatuajes y armas, muchas armas de todo tipo y calibre, con esa especial adoración que sienten los «americanos» por las armas de fuego. A juzgar por lo que sabemos de ellos, una simple imagen lejana cargada de estereotipos y falsedades, sin duda, pero con cierta base real, está claro que el dinero y las armas son piezas claves en la sociedad estadounidense. Sin olvidar a las mujeres que, fieles a su papel de bellas hembras con grandes pechos, cabalgan en el asiento trasero de la moto, listas para el sexo ante la menor insinuación. Los Hijos de la Anarquía es un club exclusivo para hombres.

Bien, esta fue la impresión que saqué tras ver el primer capítulo. Confieso que no pude con más. Me pareció intragable. En un principio iba bien predispuesto. ¿Anarquía? ¿Qué será esto?, me pregunté con curiosidad. Quizás mi juicio resulte precipitado, pero lo poco que vi me pareció basura. No obstante, para mi sorpresa descubro que, contrariamente a mi negativa opinión, está considerada como una buena serie, muy premiada, con 7 temporadas de emisión y 92 episodios, además de contar con bastante éxito mundial. Es decir, que esta miserable serie ha paseado el nombre de la anarquía por el mundo entero, y como no podía ser menos, lo ha hecho de la peor manera posible, asignándole el sentido que el poder político y los medios de comunicación prefieren usar habitualmente, como sinónimo de caos, disturbios y violencia, producto de la falta de autoridad y, por tanto, de ley y orden. Otro clavo más para remachar el ataúd anarquista en el que pretenden enterrar para siempre las ideas libertarias.

Hace tiempo leí Ángel del Infierno, las macarrónicas memorias del fundador de la banda, Ralph «Sony» Barger, para tener información de primera mano sobre ellos, y el espléndido libro de investigación del periodista ‘gonzo’ Hunter H. Thompson, Los Ángeles del Infierno, una extraña y terrible saga, donde relata cómo eran estos matones motorizados, tras una larga convivencia en común con ellos allá por los años sesenta del siglo XX. Y ambos lo dejan claro. En realidad, eran unos indeseables delincuentes que se valían del número y una brutal intimidación para llevar a cabo sus actividades delictivas. Peleas, drogas, armas, dinero, alcohol y sexo conforman la vida cotidiana de estos moteros forajidos, que muy poco o nada tienen que envidiar a cualquier otro grupo criminal o mafioso. La única diferencia es la estética que los define: grandes motos de carretera, cadenas, banderas, tatuajes, hasta cruces gamadas, y el ostentoso parche en la espalda con la insignia del club al que pertenecen. Ideológicamente tienen la mentalidad básica del matón fascista: agresiva, irracional, fanática, patriotera y profundamente estúpida y cruel. Y eso es, a grandes rasgos, lo que cuenta la serie. O dicho de otra forma, los ‘Hijos de la Anarquía’ son bandidos, asesinos y traficantes de armas.

Bueno, si solamente se tratara de una vulgar obra de ficción, no tendría inconveniente alguno. Incluso entendería que la situación crónica de crimen y corrupción que muestra la serie estuviera provocada por un sistema social desigual e injusto. Pero más engañoso y perverso me parece haber equiparado la anarquía con una banda criminal. Mucha gente, chicos jóvenes sobre todo, verá la serie y una vez más sus ideas al respecto sobre el anarquismo se verán confirmadas. Anarquía = caos.

Yo creo que esta falsa e insidiosa publicidad causa un verdadero daño al movimiento libertario, pues la opinión pública confunde a unos con otros. Además constituye una ofensa hacia tantos hombres y mujeres que dedicaron su vida a tratar de hacer del mundo un lugar mejor, más digno y humano para todos, donde las ideas de libertad, justicia social y solidaridad fueran reales, que no otra cosa constituyó el anarquismo para muchas personas en el pasado. Y asimismo hacia los que ahora, a nuestra modesta manera, tratamos de continuar con una herencia anarquista de tan larga historia. Yo, al menos, me siento afrentado por esa estúpida americanada en forma de folletín televisivo.

TIERRA Y LIBERTAD
octubre-noviembre  2017

h1

¿Por qué los lobos matan muchas ovejas en un ataque?

4 noviembre , 2017

ovejitas tontas

No nos engañemos, el lobo mata y más en época de reproducción, pero ¿por que tantas de una vez?

Primero porque la seguridad del ganado es escasa. Y dos… desde que el hombre comenzó a domesticar animales, entre ellos las ovejas, fue seleccionando aquellos animales que fueran más dóciles, más fáciles de manejar. Animales gregarios que permanecen siempre juntos (reunir animales dispersos por la montaña o por una gran llanura es muy trabajoso) y que incluso ante un peligro se apelotonan, formar un ovillo, en vez de desperdigarse y huir.

Por otra parte, el lobo cuando caza presas salvajes está acostumbrado a que éstas huyan. Si una manada de lobos ataca un grupo de corzos, o jabalíes, estos huyen y se dispersan, y los lobos van atacando tan sólo a aquellos animales que permanecen en su campo de visión.

Cuando atacan un rebaño, sus posibles víctimas no huyen, sólo corretean nerviosas, incluso aunque no estén en un cercado, balando y metiendo un ruido infernal. El lobo atacará una y otra vez por instinto a los animales que tiene a su alcance, matando o mordiendo a varios aunque al final arrastre hacia un sitio más tranquilo tan solo a una pieza para comérsela.

El lobo MATA PARA COMER, pero tener ovejas correteando cerca les hace aumentar su ansia predatoria… si huyeran no pasaría…

SIN LOBOS NO HAY PARAÍSO
8 octubre 2016

h1

Cocheras de tranvías de Valladolid

29 octubre , 2017

Fotos y planos de las antiguas cocheras de tranvías de Valladolid, que durante la Guerra Civil (1936-1939) fueron utilizadas como cárcel para presos políticos. Tras el triunfo de la sublevación militar en la ciudad, y una pequeña resistencia antifascista, unos 2.000 prisioneros de toda la provincia estuvieron allí hacinados. Sin contar con los de la Chancillería y la Cárcel de Santa Clara, los otros dos lugares de la ciudad que también utilizaron los golpistas.

1. Plano de la zona detrás del Campo Grande y en verde la parcela de Cocheras.

foto 1

2. Plano detallado de la parcela de las oficinas y cocheras de tranvías detrás del antiguo Hospital Militar, ahora Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León.

foto 2

3. Foto de una de la naves donde encarcelaron a los detenidos políticos de izquierdas, que todavía se puede ver desde el paseo del Arco de Ladrillo.

foto 3

4. Otra vista de la nave y al fondo se ve la otra y el edificio de las antiguas oficinas, hoy Biblioteca Militar.

foto 4

5. Fachada de las oficinas que ahora es la Biblioteca Militar en Paseo Filipinos, 13.

foto 5

6. Parte trasera de las antiguas oficinas de tranvías.

foto 6

7. Actualmente han construido un garaje (y ya no se puede ver como en esta foto), al fondo el edificio de las antiguas oficinas de tranvías.

foto 7

8. Vista aerea de Google Map que localiza el área actual (marcado en rojo) en dónde estuvieron las oficinas y cocheras de tranvías de Valladolid.

foto 8

9. Carta-postal de uno de los presos políticos a su familia de un pueblo de la provincia.

foto 9