Archive for 26 junio 2010

h1

El origen de la mujer

26 junio , 2010

Fuente: Wulffmorgenthaler.com

h1

Holy Diver

19 junio , 2010

Uno de los mejores temas del Heavy Metal… y se lo debemos a un bajito neoyorquino, recientemente fallecido, pero uno de los más grandes: Ronnie James Dio.

Holy Diver

Homenaje a Dio en Rock Reaktor de Radio3.

h1

Partido Del Metal

16 junio , 2010

«Hay que sumar el proyecto más ambicioso de todos que no es otro, que es el de formar partido politico el PDM (Partido Del Metal). Con el unico proposito de no llegar a alcanzar la presidencia de este p… gobierno, sino proclamarme (PRESIDENTISIMO). Por medio del poderoso metal uniendo a todos nuestros fieles adeptos haciendo cuernos, levantando nuestras negras y poderosas garras del metal…»

(Hilario, ex manager de OBUS.)

-Nos gusta el !!!HEAVY METAL!!!
-Llevamos el pelo largo.
-El que tiene alopecia se lo a afeitado a lo cero.
-Nos molan los tatuajes.
-Somos vacilones.
-Nuestro color es el negro.
-Nuestro numero preferido es el 666.
-Llevamos pantalones elásticos.
-Nos molan las camperas y las botas militares.
-Somos amantes del cuero.
-Llevamos la chupa en verano y en invierno.
-Nos gustan los chalecos vaqueros con logotipos de los grupos que nos molan.
-Si tuvieramos pasta nos comprariamos la música original.
-Nos gusta el sexo a discreción.

(Leer el texto completo:
EL GRAN ABANICO DEL METAL.)

h1

Motörhead en Arganda

15 junio , 2010

«¡Somos Mötorhead y venimos a tocar Rock and Roll!» Lemmy.

Ayer pudimos ver a Lemmy y sus huestes (Motörhead) en el Rock in Rio 2010. Y al final dos «joyas» de su repertorio:  Ace of Spades… La primera vez que les he visto en directo por la TVE. Aunque no se aclaren lo presentadores al decir que Ace of Spades es el tercer disco de la banda… Es el quinto, ¡merlucitos!  Y después, el remate final: Overkill.

Y los periodistas decían lo mismo que  mucha de la gente a la que les hice escuchar por primera vez al grupo: «¿sólo tres tíos hacen todo ese ruido?»

h1

Heaven and Hell

13 junio , 2010

Heaven and Hell el clásico tema de Black Sabbath, cuando el vocalista era Ronnie James Dio. Otro recuerdo más en homenaje a este cantante…

h1

Like the Beat of a Heart (DIO)

13 junio , 2010

«El mundo ha perdido a un talento irremplazable y, en primer lugar y más importante, a uno de los mejores seres humanos que tu desearías conocer» son palabras que los Iron Maiden dijeron tras saber de la muerte de Ronnie James Dio, el pasado 16 de mayo. Aunque tarde, también me sumo al recuerdo de uno de «los grandes» del Rock.

Este vocalista que tuvo la importancia de ser cantante de bandas míticas como Rainbow y Black Sabbath, hizo su propia banda llamada DIO. Como homenaje a él os pongo un vídeo de uno (según mi gusto) de los mejores temas que hizo: Like the Beat of a Heart, del tercer álbum en estudio  Sacred Heart (1985).

h1

El Santo Grial del Heavy Metal

4 junio , 2010

Por Diamond Jim

Está claro que Iron Maiden se situaron en solo tres discos muy por encima del resto de la NWOBHM. No hay aspecto por el que los londinenses no metieran una buena goleada a sus coetáneos. Pero, ¿de verdad revolucionaron tanto el sonido del heavy metal?

En cierta manera Iron Maiden no es un disco mucho más agresivo que lo más reciente en ese momento de Judas Priest, pero sí que tenían una serie de elementos que lo hacia diferente, y era esa estructura progresiva de componer de Harris con el bajo marcando el paso y dejando a Murray y Smith jugar entre ellos coqueteando con la improvisación. Al contrario que otros grupos estaban más influenciados por formaciones clave del british rock como Deep Purple, UFO, Uriah Heep, Jethro Tull, Thin Lizzy, Wishbone Ash y foráneos como Rush que por Black Sabbath, Led Zeppelin, Cream… De ahí que canciones como Prowler fueran como una actualización bajo nuevos esquemas de clásicos riffs como el Moonchild de Rory Gallagher. Además su música contenía un componente épico que los colocaba cerca de Rainbow, eso sí, con un cantante que no estaba a la altura de las composiciones. Paul Di’Anno tenía ese punch punk que no encajaba, y cuando huía de él perdía personalidad a favor de un estilo más propio del rock melódico, además de su falta de habilidad para gritar a lo Gillan como le gustaba a Harris. Su perfil punk lo aplicó sobre todo a las letras, conectando como en Running Free con los adolescentes. Quizás si el sonido de Maiden hubiera sido más visceral y crudo su voz hubiese encajado mejor, pero en un entorno tan musical, donde la incipiente técnica dominaba, quedaba un tanto fuera de lugar. Esto no evita que Iron Maiden tuviera ese perfil impactante, directo y perfecto musicalmente en algunos de sus temas. Sus limitaciones quedaron más que patentes en Phantom Of The Opera, donde muestran estar en otra liga, rompiendo con todo el resto del heavy metal. Éste es un tema que sorprende porque no sabes a ciencia cierta hacia donde va, i entonces eras un joven metalhead sin experiencia con bandas sinfónicas su complicada ejecución, sus variaciones de tempo, carreras de guitarras, riffs que nacen y mueren o desaparecen, interludios instrumentales y cortes… te podían dejar un tanto descolocado. Tema que tiene además su eco en la instrumental Transylvania. Incluso en los de corte balada como Remember Tomorrow es la parte instrumental la que de verdad destaca. Iron Maiden fue superior a cualquier otro debut de la NWOBHM porque fue el único de verdad en crear algo nuevo.

Se podría decir que la NWOBHM nació con ellos, pero también la finiquitaron con The Number Of The Beast, el álbum epítome del heavy metal. En ese instante los que no pudieron alcanzar el éxito se quedaron en las catacumbas del olvido. Paul Di’Anno pasa a ser historia, y como demostró luego por sí solo su talento fue bastante escaso, con un tenue momento de brillo con Gogmagog, el cual no supo aprovechar.

La portada juega con el diablo, en sus letras hay mucha ciencia ficción y satanismo infantil, e incluso reivindican a los indios americanos en Run To The Hills, pero aparte de estos atrayentes tópicos juveniles, el poso que queda hoy es el de un álbum perfecto de principio a fin… y por supuesto, «You are number six!». Se puede pensar que Maiden nunca llegaron a grabar otra obra de igual calidad, que seguro que musicalmente lo hicieron, pero el impacto que causó ningún otro álbum de la doncella pudo igualar. Su ataque de heavy metal armado de fantasía y melodía hacía que cada tema fuera difícil de olvidar. Dickinson le puso la guinda melódica que Iron Maiden necesitaban, para que canciones progresivas como Hallowed By The Name fueran a la vez potenciales sencillos, y de la misma, crearan auténticos hits como Run To The Hills. Y no solo era su forma de cantar, sino que también las guitarras adoptaron ese fondo melódico. El que les produjera Martin Birch no fue un casual, Steve y Bruce sentían fascinación por lo que había hecho con Deep Purple, y a su vez tenían en el combo Dio y Blackmore una fuente de inagotable inspiración. En muchos sentidos Iron Maiden recogieron el testigo de Rainbow cuando éstos se metieron en las botas del rock melódico. La propuesta de Maiden es compacta y muy delimitada, aquí no hay esa disparidad que encontrábamos en su debut. Cabalgantes líneas de bajo, solos bien estudiados, riffs cuidadosamente repetidos con momentos instrumentales perfectamente ejecutados sin lugar a la improvisación o espontaneidad. El cenit a nivel creativo es Hallowed By The Name, épica y progresiva con un pasaje instrumental que es toda una patada en el estómago, pero sin perder la conexión con la realidad en forma de rock directo. Junto a 22 Acacia Avenue demuestran que sus influencias son más ricas. Dificil no ver la sombra de Black Sabbath en Total Eclipse e incluso ramalazos zeppelianos. Incluso cuando atacan una balada, saben sacarle el mayor partido a sus virtudes en forma de emociones. Children Of The Damned es además uno de los temas donde Bruce Dickinson demuestra que su voz sirve para algo más que gritar.

Bruce estaba a años luz de su predecesor, él era la voz, la que podía ponerte la carne de gallina con el grito de The Number Of The Beast. Una voz que no tuvo rival a partir de él y que desde entonces hasta hoy en dia con la de Ronnie James Dio ha formado el dúo por excelencia del heavy metal. Sí, no me olvido de Halford, pero éste nunca tuvo las mismas habilidades y rango, aunque sí una sobredosis de energía metalera única.

Un disco del que han surgido estilos como el power metal americano y europeo, que han machacado todos los progmetaleros, alimentando al metal más extremo, y con el que todavía algunos no podemos evitar que nos tiemblen las piernas y se nos ponga la carne de gallina, además de ser más potente que el viagra.

Hoy en día siguen conquistando nuevos adeptos, incluidos aquellos a los que hace unos años se les caía los anillos por reconocer que les gustaban Judas Priest o Iron Maiden. Como hoy ya empieza a ser más «cool» decir que molan los Maiden hay que aguantar a los que en su día renegaban del heavy metal y se reían de los fieles a Eddie. Hoy alaban la grandeza de los Maiden, pero eso sí, añadiendo la coletilla del listillo: «pero sólo los primeros discos».

THIS IS ROCK. Abril 2009.