h1

Emotivo funeral de Lemmy Kilmister en Los Ángeles

10 enero , 2016

lemmy-funeral-3

METAL JOURNAL

La gran familia de Motörhead se unió ayer en Los Ángeles para celebrar un emotivo funeral no religioso en memoria de Ian Fraser ‘Lemmy’ Kilmister, uno de los mayores iconos del rock, fallecido el pasado 28 de diciembre a consecuencia de un cáncer fulminante. Miembros de la familia, el batería Mikkey Dee, el equipo técnico de la banda, promotores, agentes, amigos y grandes estrellas de la música se reunieron para dar el último adiós a Lemmy Kilmister. El canal oficial de Motörhead en YouTube retransmitió el funeral en directo para que «los fans de todo el mundo pudiesen celebrar la vida de Lemmy».

La ceremonia fue conducida por el manager de Motörhead, Todd Singerman, y duró más de dos horas. Además de la primera intervención del hijo de Lemmy, Paul Inder, destacaron las alocuciones de Matt Sorum (Guns N’ Roses, Velvet Revolver), Slash (Guns N’ Roses, Velvet Revolver), Rob Halford (Judas Priest), Scott Ian (Anthrax), Robert Trujillo y Lars Ulrich (Metallica) o Dave Grohl (Foo Fighters), entre otros.

El templo estaba engalanado con infinidad de flores y coronas, que rodeaban a los enseres reconocibles de Lemmy; las botas, el sombrero, fotografías, los amplificadores y hasta su propio bajo.

Paul Inder fue el primero en hablar, manteniendo la compostura en todo momento. Se refirió a su padre como alguien que «no se quejaba nunca. No era su estilo. Nada podía pararle» y lo calificó como «guerrero del escenario». Destacó que era «auténtico, era Lemmy todo el tiempo. No tenía que actuar ni cambiarse la ropa para salir a tocar».

El hijo de Lemmy subrayó la calidad del último disco de Motörhead, Bad Magic, a pesar de la fragilidad que ya mostraba su padre y agradeció a Cameron Webb, el productor, su ayuda para conseguir «un fantástico último álbum» de la banda. Asimismo, recordó el sentido del humor de su padre, su profundo conocimiento de la historia, y le llegó a catalogar como «filósofo» y un «verdadero caballero».

Paul Inder aseguró que Lemmy «no fue un padre convencional», le tildó de «espíritu libre» y apostilló que le conoció cuando tenía seis años. Contó algunas anécdotas divertidas relacionadas con su madre y terminó resaltando que «Lemmy es mi padre y siempre lo será. Eres perfecto. Te quiero más que la vida, nunca te olvidaré».

Después de Inder fue el turno para el batería de Motörhead, Mikkey Dee, quien disculpó a su compañero Phil Campbell, el guitarrista, que no pudo asistir. Dee comentó que los miembros de la banda eran como la familia de Lemmy y recordó cómo hace tres años estuvieron hablando sobre la vida. Kilmister le confesó que no se arrepentía de nada y que «había vivido una vida perfecta, girando y entreteniendo a la gente».

Mikkey Dee definió como «un honor y un privilegio» haber aprendido infinidad de cosas de Lemmy en 25 años de carrera. «Echo de menos las discusiones, el trabajo duro en el estudio y en las giras, siempre le echaré de menos». El batería sueco pidió a la gente que no llorara y que brindara por su «hermano y amigo». Se despidió aconsejándole a Lemmy que se lo tome con calma en el otro lado y dijo que quizás ya esté componiendo nuevas canciones junto con Phil ‘Philthy Animal’ Taylor (exbatería de Motörhead fallecido el pasado mes de noviembre).

Jim Voxx y Nina C. Alice de la banda germana Skew Siskin recordaron sus encuentros con Lemmy en Alemania y la carta de recomendación que les hizo para que tocaran con Alice Cooper. Slim Jim Phantom, batería de Stray Cats y compañero de Lemmy en The Head Cat, le definió como «un auténtico caballero inglés». Se acordó de historias que vivió con el líder de Motörhead, aplaudió su apuesta por unificar los estilos de música y aseguró que nunca vio una conducta irrespetuosa de Lemmy.

El batería Matt Sorum (Guns N’ Roses, Velvet Revolver) rememoró cuando tuvo la oportunidad de tocar con Motörhead en una gira. «Mi vida se completó, toqué con Motörhead», espetó. Apuntó que mucha gente dice que «Lemmy es Dios» y valoró su «integridad, nunca se rendía. Me ofreció algo en lo que creer».

El guitarrista Slash (Guns N’ Roses, Velvet Revolver) comentó «lo honrado que estoy de ser amigo de Lemmy. Motörhead es una de mis bandas favoritas». Reconoció que la primera vez que estuvo con él se sintió intimidado, subrayó que «tenía más integridad en un solo dedo que mucha otra gente». Terminó calificando a Lemmy como «un gran ejemplo en el rock and roll».

El emblemático vocalista Rob Halford quiso hablar en nombre de Judas Priest y apuntó que «hemos compartido tiempos increíbles con Lemmy. Últimamente sobre todo en Europa y Sudamérica». Tildó a Kilmister de «inconformista» en el rock and roll, «alguien que lo vivía de acuerdo a sus propios términos». Expuso que «la música vive para siempre»y recordó una anécdota en un aeropuerto en Sudamérica a altas horas de la madrugada en la que le pidió hacerse un selfie juntos.

Scott Ian de Anthrax compartió la conocida historia de cuando era adolescente y compró el Ace Of Spades, de Motörhead, simplemente por la portada. Lo escuchó durante tres veces consecutivas en el apartamento de su madre preguntándose quienes eran esos «bandidos mexicanos», en alusión a la indumentaria que lucía el trío británico en la cubierta.

En representación de Metallica, acudieron Robert Trujillo y Lars Ulrich. Trujillo contó una divertida historia de cuando fue a recoger a Lemmy con un flamante coche que no arrancaba. Lars Ulrich, por su parte, protagonizó una de las intervenciones más emotivas al narrar cómo conoció a Lemmy como fan en Dinamarca, cómo le siguió por California cuando era adolescente y cómo Kilmister le acogió «con los brazos abiertos» en el festival de Port Vale cuando todavía era un fan. No se olvidó de cuando pudo estar con sus ídolos en la grabación del disco Iron Fist y terminó asegurando que Lemmy y Motörhead «hicieron que quisiera tocar música y estar en una banda. Fueron un ejemplo, la principal inspiración y la razón primordial de que exista Metallica».

El último músico en intervenir fue Dave Grohl (Foo Fighters), quien se acabó emocionando después de narrar cómo conoció a Lemmy y de realizarle un sentido homenaje. Terminó brindando por él.

Entre las intervenciones más emotivas destacaron las de parte del equipo técnico de la banda o la representante de la discográfica. Tampoco faltó Scottie, el famoso amigo de Lemmy, Steffan Chirazi… El reportaje fotográfico de la ceremonia lo realizó Pep Bonet.

El acto se despidió con el característico sonido del bajo de Lemmy enchufado al equipo. A partir de entonces los asistentes se dirigieron al Rainbow Bar And Grill en Sunset Strip.

lemmy-funeral-4

Fuente: http://metaljournal.net/la-familia-de-motorhead-y-estrellas-del-rock-despiden-a-lemmy-kilmister-en-un-emotivo-funeral-en-los-angeles/

h1

Hasta la vista, Lemmy

3 enero , 2016

lemmyk-510x263

Lee Ballinger 31/12/2015

Lemmy Kilmister, bajista y cantante de Motörhead, ha muerto de cáncer a los 70 años. En su carrera de cuatro décadas, Motörhead dejó una marca indeleble en el heavy metal, influyendo en grupos de la talla de Metallica y muchos otros.

Muchas personas desprecian el heavy metal, a quienes lo tocan y a quienes lo escuchan, como estúpido y sin sentido. Lea las siguientes palabras de Lemmy, que fue en su época telonero de Jimi Hendrix, y vea lo que pensaba:

«Yo no soy, ni he sido nunca, racista. Tampoco debes serlo tú. ¿Cómo se puede odiar una raza? Es que no puedes, con ese cerebro (que parece que inter-racialmente compartimos) distinguir entre las buenas personas y los gilipollas? Los políticos alientan el racismo, lo que nos hace seguir luchando entre nosotros y nos impide echarlos del poder. Vietnam —eso si fue algo importante— negros y blancos, japoneses y vietnamitas, e irlandeses e indios, luchando juntos. Por una causa equivocada, pero no menos valiente. ¿Crees que podríamos dejar de lado, de una puta vez, la valentía? Excepto en el caso de un incendio o de una mujer y un niño atrapados en Oklahoma City. Tener miedo de la gente hace que los mates. Tenemos sondas en el espacio que van a las estrellas, y podríamos ir pronto nosotros mismos. ¿Qué vamos a llevar con nosotros? ¿Odio? TRABAJO CONTRA TI. Hasta la vista, cabroncetes.»

(De la columna de la revista RIP de Lemmy, septiembre de 1995).

Hasta la vista, Lemmy.

 
Lee Ballinger, columnista de música de CounterPunch, es co-editor de Rock and Rap Confidential, autor del próximo libro Love and War: My First Thirty Years of Writing.

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/hasta-la-vista-lemmy

h1

Motorhead. Vive rápido muere viejo

2 enero , 2016

Documental del año 2003 sobre Lemmy y su banda, Motörhead…

Los comentarios de este viejo rockero, que recientemente nos ha dejado por culpa del maldito cáncer (la plaga del siglo XXI), son dignos de tener a cuenta.

h1

¡¡¡POR LEMMY!!! (2)

1 enero , 2016
91 Dark Navy Blue (M)

COLOR CORRECTED

h1

Escuchar heavy metal extremo es saludable para los fans

31 diciembre , 2015

lemmy kilmister

¿Crees que escuchar este tipo de música predispone a la violencia o a los sentimientos de ira? La ciencia ha demostrado que no.

MUY INTERESANTE

Sobre la música rock y sus derivados se han escrito muchas cosas. Algunos han afirmado que escuchar algunos de los estilos más ‘duros’ dentro de la música como son el punk, el heavy metal o el hardcore puede ser la causa de un mayor sentimiento de ira y un comportamiento más violento. Como características de la música extrema están los sonidos duros, pesados, altos y caóticos así como las letras emotivas con referencia a la ansiedad, la soledad… Sin embargo, que escuchar música de estas características cause ciertas emociones negativas y comportamientos reprobables tiene que ser bien demostrado aún con estudios científicos apropiados.

Con este objetivo han realizado un experimento Leah Sharman y Genevieve A. Dingle, de la University of Queensland en Australia. Para llevar a cabo el estudio contaron con la colaboración de 39 aficionados al heavy metal extremo, que fueron repartidos al azar entre dos grupos diferentes: un grupo que estaría 10 minutos en silencio y otro grupo cuyos miembros escucharían 10 minutos de una selección personal de sus bandas preferidas de metal extremo, entre las que se incluyeron grupos como Manowar, Megadeth, System of a Down o Inquisition. Previamente se les realizó una entrevista diseñada para inducir una emoción de ira, haciéndoles recordar y comentar acontecimientos personales que les causaran una fuerte emoción de enfado tanto en el ámbito laboral como en el de pareja, amistad…

Para valorar los cambios en las emociones de los participantes se tomaron medidas de la tasa cardiaca y un test que se usa como medida del afecto negativo y positivo conocido como PANAS.

Los resultados de experimento han sido publicados recientemente en la revista Frontiers in Neuroscience (2015) y muestran que para los fans del metal extremo, más que perjudicarles, escuchar su música favorita es una ayuda. De forma más específica, los investigadores encontraron que cuando a los participantes se les realizó la entrevista inductora de enfado, aumentaron los niveles de hostilidad, estrés e irritabilidad según la escala PANAS. Sin embargo, estos niveles de emoción negativa disminuyeron en la fase experimental, tanto en los participantes que escucharon la música metal como en los que permanecieron en silencio. En cuanto a la tasa cardiaca, también aumentó en la fase de inducción de ira con la entrevista, y en este caso se mantuvieron en el mismo nivel en los participantes que escucharon música mientras que disminuyeron en el grupo que no lo hizo. Por otro lado, aspectos emocionales como la activación y la inspiración aumentaron solo en el grupo experimental (música).

Según los autores del estudio, la música metal extrema no fue la causa de que los participantes se enfadaran o mostraran más indicadores de ira. Al parecer, lo que sucede es que escuchar este tipo de música parece que encaja con su estado fisiológico y se traduce posteriormente en un aumento de las emociones positivas. Como explican los investigadores, esto podría suponer, para los fans del metal extremo, una buena forma de manejar la ira o el enfado, como una forma de regular sus emociones.

Como siempre, estudios como este nos demuestran que no todo es tan sencillo como parece. Una vez más música y emoción juntos en el ámbito de la investigación científica. Seguro que en el futuro otros estudios indagarán cuestiones sobre cómo sucede todo esto en el cerebro y si afecta positivamente a otros aspectos de nuestra vida mental como la memoria o la atención.

Marisa Fernández es Neuropsicóloga Senior en Unobrain

h1

Lemmy Kilmister, el músico que cambió la forma de tocar un bajo

30 diciembre , 2015

Lemmys-Rickenbacker-Bass

Además de su voz particular, el líder de Motörhead será siempre recordado por su inusual manera de tocar este instrumento

EL COMERCIO

Muchas cosas pueden justificar la categoría de leyenda de Lemmy Kilmister, pero principalmente lo hace el hecho de haber fundado Motörhead, una banda vital en la movida heavy metal y precursora de un sonido que dio paso a bandas como Metallica o Megadeth. Dicho sonido se diferenció, además de por la peculiar voz de Lemmy, por la forma en la que este ejecutaba el bajo.

Y es que a primera escucha, el Rickenbacker 404 de Lemmy Kilmister podía confundirse con una guitarra eléctrica, un sonido que generaba mucha curiosidad y que, precisamente, durante una escena de «Lemmy», el documental del 2010 a cargo de Greg Olliver y Wes Orshoski, el músico se dedicó a explicar.

Lemmy decía que eran dos las características que diferenciaban su ejecución de la de otros bajistas de rock: él tocaba acordes y no punteos y distorsionaba al máximo sus amplificadores Marshall.

h1

Motorhead

29 diciembre , 2015

Motorhead fue el último tema que Lemmy compuso para Hawkwind, y que tras su expulsión recogió como nombre de su banda. Banda por la que nadie apostaba, y que ha sido una de las más grandes de la historia del rock: ¡¡¡Motörhead!!!
¡¡¡Como homenaje a Lemmy escucharla a todo volumen…!!!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.