h1

Los bosques con diversidad de especies son más rentables y almacenan más carbono

17 septiembre , 2018

monte

MUY INTERESANTE

En contra de lo que se pensaba, que los bosques de monocultivo son más productivos, un estudio del Grupo de Ecología y Restauración Forestal de la Universidad de Alcalá ha demostrado que la diversidad biológica aumenta la capacidad de almacenamiento de carbono y la productividad de las masas forestales.

La investigación, en la que han colaborado el Instituto Nacional de Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), el CSIC, la Universidad de Quebec y el Instituto alemán Max Planck, y publicada en la revista Global Ecology and Biogeography, analiza el papel de la diversidad como motor de la productividad forestal y de la captación de carbono en diferentes tipos de bosques en España.

Los científicos han constatado que la variedad de especies es decisiva y hace aumentar el almacenamiento de carbono en un 32% y la productividad arbórea en un 21%, respecto a las forestas de monocultivo.

En la investigación se han analizado más de 50.000 parcelas de inventarios forestales, de una gran variedad de ecosistemas, desde templados atlánticos hasta esclerófilos mediterráneos. Según Paloma Ruiz Benito, coautora del artículo, la pérdida de biodiversidad puede influir notablemente sobre el funcionamiento de los ecosistemas a través de dos mecanismos.

Por un lado, respecto a la complementariedad, que consiste en que en los bosques más diversos las diferentes especies pueden generar un mayor uso de recursos gracias a los procesos de repartición de nichos ecológicos, pues las especies que compiten entre sí utilizan los recursos de forma complementaria.

Por otro lado, en cuanto a la selección, ya que las especies más abundantes son las que controlan algunas funciones del sistema, como la captación de carbono. Cuanto más diversidad exista, mayor será la probabilidad de incluir estas especies.

El trabajo forma parte del proyecto FunDivEUROPE financiado por la Comisión Europea y con participación de 15 países. Su finalidad es cuantificar los efectos de la biodiversidad en los bosques en Europa de cara a la explotación de recursos como la madera o el corcho y a coordinar servicios ambientales como la regulación del ciclo hidrológico o la captación de carbono.

Algunos de los científicos implicados colaboran también en un proyecto que estudia a nivel mundial la capacidad de recuperación de los bosques frente a las sequías extremas, un fenómeno cada vez más habitual debido al cambio climático.

Anuncios
h1

¿Cuántos árboles hay en el mundo?

8 septiembre , 2018

Cuestas

Los bosques pierden cada año unos 15.000 millones de ejemplares.

MUY INTERESANTE

Un grupo internacional de científicos concentrados en la Universidad de Yale (EE.UU.) ha estudiado la cantidad total de árboles en la Tierra. Para su sorpresa, las cifras resultan ser mucho más altas de lo que esperaban: nuestro planeta cuenta con más de tres billones de árboles, siendo Canadá el país con más ejemplares (318.180.524.032).

Para llegar a conocer estas cifras, que se traducen en 422 árboles por persona, los investigadores han tenido que recurrir a la estimación de la cantidad total, ya que los satélites empleados solo pueden observarlos desde una gran altura. Según el informe, publicado en la revista Nature, las imágenes de satélite revelan que existen aproximadamente 400.000 millones. «Así, combinamos estos datos con la información obtenida de la medición sobre el terreno de casi 430.000 bosques en más de 50 países», comenta Thomas Crowther, autor principal del estudio.

A continuación, hicieron coincidir el recuento de número de árboles con las imágenes de satélite de los mismos espacios forestales, pudiendo trazar de esta manera tipos similares de bosques por cada kilómetro cuadrado del resto de la superficie de la Tierra.

Pero, ¿realmente son esto buenas noticias? Según los expertos, no es algo de lo que haya que presumir, teniendo en cuenta que los bosques se reducen a un ritmo vertiginoso, perdiendo cada año unos 15.000 millones de ejemplares. Ante los resultados de la investigación, los expertos han alertado de que en 2415 acabarían por desaparecer todos los árboles del mundo.

¿Y en España?

El Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) también ha querido averiguar la cantidad de árboles que llenan de vida el territorio español. Para ello, ha realizado un análisis de los registros españoles. Según datos del tercer inventario forestal (IFN3) hay un total de 6.971.283.041 árboles, lo que equivaldria a 245 ejemplares por persona. Hay que tener en cuenta que los jóvenes que no llegan a 75 mm de diámetro normal no se han considerado en el recuento.

La comunidad autónoma que contiene más árboles es Castilla y León, seguida de Cataluña. El motivo, según Jordi Vayreda, investigador del CREAF, es que «Cataluña, además de ser un territorio con mucha superficie forestal, tiene muchos árboles por hectárea». De hecho, esta región es una de las que cuenta con mayor densidad de árboles, concretamente 637, junto con La Rioja y Cantabria. La encina es la especie que predomina en todo el país, con un 19,12 por ciento de los árboles totales.

h1

Los árboles salvan miles de vidas al año

1 septiembre , 2018

Rio

MUY INTERESANTE

Los científicos saben desde hace décadas que los árboles contribuyen a eliminar parte de la contaminación de la atmósfera. Ahora, un equipo de investigadores del Servicio Forestal de EE.UU. ha calculado que solo en su país esta capacidad contribuye a evitar la muerte de 850 personas al año y prevenir 670.000 casos de problemas respiratorios agudos.

De hecho, estos expertos, que han trabajado en colaboración con técnicos del Instituto Davey, señalan en un estudio publicado en la revista Environmental Pollution que los efectos beneficiosos en la salud humana que origina este fenómeno pueden valorarse en algo más de 5.000 millones de dólares anuales.

Según indican, los árboles llevan a cabo este intercambio más adecuadamente en las zonas rurales que en las ciudades; no obstante, es en estas últimas, y en particular en las zonas más pobladas y con más masa forestal, como New Hampshire, donde los bosques cubren más del 80% de la superficie del estado, donde los resultados son mejores.

h1

El Carrascal LIC-Red Natura 2000 (Valladolid)

22 agosto , 2018

monte nuestro

A poco más de unos 30 kilómetros al este de la ciudad de Valladolid tenemos un paraje natural digno de respeto y conservación, es El Carrascal (declarado Lugar de Importancia Comunitaria), situado mayormente en el término municipal de Quintanilla de Abajo/Onésimo y compartido con los vecinos Sardón de Duero, Santibáñez de Valcorba, Cogeces del Monte y Quintanilla de Arriba (la otra Quintanilla del Duero).

Contiene más de 5.000 hectáreas, de los cuales la mayor parte está en el páramo calcáreo, zona de monte, más o menos silvestre, poblada de pino piñonero, encina y sabina albar. Área de cría de diferentes rapaces y zona de paso del lobo (con alta presencia del corzo y jabalí), además de una gran riqueza botánica y micológica no conocida del todo.

Durante siglos, hasta la Desamortización de Madoz (mediados del siglo XIX), fue monte comunal compartido por los concejos de Cuellar y Peñafiel, zona boscosa atravesada por vías pecuarias en la que abundaba los ‘Quercus’ (encina y quejigo) y ‘Juniperus’ (sabinas y enebros), y que fue transformado para plantar pino piñonero y en cotos privados de caza. Y también siendo alterado por la explotación de la roca caliza en canteras a cielo abierto, después de usarlas repueblan indebidamente con pino carrasco.

Un lugar interesante que debemos proteger. Una muestra de que Castilla no es el subdesierto que nos han querido vender.

h1

Localizada la tumba de Espinete, pero no su cadáver: TVE guarda silencio

16 agosto , 2018

espinete

Ha quedado abierta y sin cerrar una investigación en el consejo de administración sobre su paradero

EL ESPAÑOL
25 julio 2018

El paradero de Espinete sigue siendo desconocido. Según publica este miércoles el diario El Mundo, no existen pistas fiables sobre el paradero del erizo más conocido de nuestra televisión, aunque sí dos certezas: se le da por muerto y su tumba (con o sin cadáver) se sitúa en San Fernando de Henares.

Al parecer, después de que se certificara la imposibilidad de asegurar el desamiantado de los miles de objetos de vestuario y atrezo de los platós 10 y 11 de Prado del Rey, RTVE decidió el traslado de estos materiales textiles con amianto a un vertedero de San Fernando de Henares en algún momento entre el otoño y la primavera pasadas.

Sin embargo, según denuncian trabajadores de la televisión pública, el día que se cerraron los Estudios de Color, el equipo de vestuario que allí trabajaba «recibió la orden de recoger cuanto pudiera en sólo dos horas, para no volver al edificio nunca más, como si de un concurso televisivo se tratara. Al menos había 50.000 prendas y objetos. Con las prisas, Espinete se quedó fuera de los elegidos».

Según explican fuentes del consejo de administración saliente, «ha quedado abierta y sin cerrar una investigación tanto en el consejo de administración como en el comité de auditoría» sobre este asunto.

h1

La charca del Basilón

21 julio , 2018

Podemos observar cómo croa este ejemplar macho de rana verde (Pelophylax perezien) en la charca, de lo que fue el arroyo Basilón, cerca de El Carrascal en Quintanilla de Abajo. Y se puede ver con detalle los sacos vocales laterales de este anfibio, antaño más abundante.

h1

Los ‘árboles de la vida’ están muriendo y nadie sabe por qué

17 junio , 2018

baobabs

Estos árboles se han alzado sobre la sabana africana durante siglos pero su reloj casi inmortal, está comenzando a desvanecerse.

MUY INTERESANTE

El árbol baobab (Adansonia), también conocido como el «Árbol de la vida», tiene una apariencia difícil de olvidar. Se encuentra en las regiones de la sabana de África, Madagascar y Australia. Los árboles forman un tronco muy grueso y ancho y pueden llegar a tener miles de años y desarrollar huecos tan grandes en el interior, unas cavidades tan descomunales que incluso hay uno que alberga un bar en su interior (Sunland Baobab).

Pero el citado árbol, el Sunland baobab, de más de 1.000 años de antigüedad, aparentemente el árbol más grande de África, se «derrumbó» el año pasado. Otro famoso baobab, el árbol Chapman en Botswana, también colapsó en 2016.

Según sugiere un nuevo estudio científico publicado en Nature Plants, algo similar les está sucediendo a los baobabs más grandes y antiguos de todo el mundo en «un evento de una magnitud sin precedentes».

El estudio, realizado por Adrian Patrut de la Universidad Babes-Bolyai (Rumania) y un grupo internacional de expertos, concluyó que en los últimos 12 años, «9 de los 13 árboles más antiguos y 5 de los 6 más grandes han muerto, o al menos sus partes más antiguas; los tallos colapsaron y murieron», exponen los autores.

Hablamos de una pérdida trágica, teniendo en cuenta la historia y la cultura asociadas a estos árboles, que también son una fuente clave de alimentos para los seres humanos. El baobab «es famoso porque es la angiosperma más grande, y es el árbol más emblemático de África», aclara Patrut.

baobabs2

Una estructura única

Los investigadores han estado examinando los árboles desde 2005 y han desarrollado una teoría de cómo crecen, a la vez que han documentado estas pérdidas irreparables de la naturaleza.

La clave esta en que los baobabs más grandes tejen múltiples tallos de árboles alrededor de una pequeña «cavidad falsa», y esto es lo que les da su estructura única. Estos tallos también pueden crecer juntos, lo que conduce a una característica extraña en la que, creciendo hacia afuera desde el centro de la cavidad, la madera puede envejecer por un tiempo, en lugar de hacerlo más joven, como normalmente se podría esperar.

«Esta es una característica única del baobab africano y de todos los árboles baobab», dijo Patrut, quien ha fechado diferentes partes de los árboles usando métodos de datación por radiocarbono.

Los autores afirman que los árboles más grandes son los más vulnerables, achacan como posible responsable al cambio climático, aunque el estudio en sí dice que «se necesita más investigación para apoyar o refutar esta suposición»

«Los árboles más grandes, necesitan más agua y nutrientes que los árboles más pequeños, y son los más afectados por el aumento de la temperatura y la sequía», expone Patrut.

Este estudio descarta, al menos para los árboles más viejos, que sus muertes hayan sido causadas por una epidemia de un hongo o similar.

Las muertes son «una modificación importante en el ecosistema y la integridad de la biodiversidad», sentencia el investigador.