Archive for 25 enero 2014

h1

Ça plane pour moi

25 enero , 2014

Ça plane pour moi, el más tema conocido del punk belga, que ha tenido varias versiones. La original fue interpretada por Plastic Bertrand en 1977.

Anuncios
h1

¿Serpientes invisibles? ¡Encuéntrame a esa pitón!

20 enero , 2014

Pitón birmana

FOGONAZOS
19 enero 2014

Fíjate en la foto sobre estas líneas. ¿La has visto ya? La capacidad de la pitón birmana (Python molurus bivittatus) para pasar desapercibida tiene desconcertados a los científicos. En lugares como Florida, donde se realizan batidas para acabar con la plaga de serpientes que afecta al humedal de los Everglades, se muestran especialmente esquivas a los cazadores. De las 150.000 pitones que se estima que viven en el parque, recuerdan en Nature, solo se ha atrapado a 68. El problema es tal, que en 2009 los biólogos Michael Dorcas y J.D. Willson decidieron poner a prueba su capacidad de camuflaje con un experimento.

Para la prueba, los científicos aislaron un trozo de terreno y lo vallaron para crear un recinto de 30 por 25 metros en el que había matorrales, árboles y charcas. En su interior soltaron 10 serpientes pitones adultas y dejaron que se instalaran. Al cabo de un tiempo, pidieron a un grupo de 19 personas que entraran de manera individual en el recinto y buscaran a las pitones durante 30 minutos. Potencialmente, cada uno de los 19 voluntarios tenía la posibilidad de avistar a las 10 serpientes, de manera que se podrían producir hasta 190 contactos visuales. Pues bien, al final de la prueba solo se habían producido dos avistamientos (¡!). En otras palabras, incluso en un área delimitada donde se sabe que están las pitones, las posibilidades de verlas son muy escasas.

h1

Los más pequeños de los tiburones

14 enero , 2014

CURIOSIDADES ANIMALES

Cuando hablamos de tiburones siempre se nos viene a la cabeza los más grandes o los peligrosos…

Pero los más pequeños miden apenas 20 centímetros y son menos conocidos, son los llamados ‘tiburones linterna’ como el melgacho enano (Etmopterus perryi) y el tollo pigmeo (Squaliolus aliae).

tiburones linterna

h1

Miembros de UPyD asaltan una farmacia porque su logo se parece sospechosamente al de ETA

11 enero , 2014

etaupd

«Tenían todo lleno de cajas con nombres raros: Acetilcisteina, Ibuprofeno o Almax. Eso es vasco fijo», comentó uno de los asaltantes

EL JUEVES

Bildu, los nacionalistas, la gente que habla en euskera, ese tipo que no sabe si te conoce pero te hace el gesto «así como de alzar las cejas para saludar y no quedar mal», el edulcorante E-221… todas estas cosas siempre han sido sospechosas y, por tanto, según lógica made in UPyD, son ETA. Pero el pasado miércoles, miembros del partido de Rosa Díez fueron un paso más allá en su investigación por la verdad, la democracia, poner cara a los terroristas y, cómo no, añadir barullo al panorama.

Según el atestado policial, después de salir enardecidos y con un par de copas de más de un mitin, tres jóvenes afiliados a UPyD pasaron por la farmacia «Licenciada Lourdes Ramiro» quedando boquiabiertos ante la descarada propangada terrorista que allí se exhibía. «Una serpiente enroscada en una copa, qué poco sutil, qué burdo: ¡terroristas!», gritaron, lanzándose contra el escaparate e intentado arrancar el logotipo anclado a la fachada de la farmacia.

Una vez arrancado el cartel luminoso terrorista, entraron en la rebotica arrasando con todo. «Tenían un montón de material en cajas, todo escrito en un idioma muy extraño. Así que algo sospechoso tenía todo aquello. Además, tenían en sus archivos cientos de cuartillas proterroristas ¡Firmadas por cientos de médicos respetables! O al menos eso es lo que creí leer en aquellos papeluchos con mala letra», asegura uno de los detenidos.

Sin dar un paso atrás la dirección del partido se defiende a sus afiliados hasta que no se demuestre, en sede judicial, que el logo de la farmacia no es ETA. Según palabras del responsable provincial de UPyD: «Hay que asegurarse bien. Hoy en día quién pondría un logo así, con serpientes, copas y símbolos raros, ¿un verdadero demócrata o alguien más bien sospechoso, eh?»

Por otro lado, la banda terrorista ETA ha emitido un comunicado de carácter urgente, pidiendo el fin de la utilización de ETA. A modo de defensa, la banda terrorista ha registrado su nombre y su logo como marca comercial. «Hombre, a ver si ahora todo el mundo va a ser ETA. Al menos que nos paguen algo en royalties, cojona». Ha declarado un ex miembro de la banda.

Aun así, la mayoría de la sociedad española ha reaccionado de forma serena, observando el altercado con distancia y, como es aconsejable en estos casos, haciendo un visible ‘facepalm’ mientras suspiran «Madre mía». El resto, siguiendo el estilo de nuestros amigos políticos, y sin afán de generalizar, suponemos que son votantes de UPyD, ETA o seres de otro planeta.

h1

Siete desagradables errores de higiene personal que cometemos a diario

1 enero , 2014

ducha

NO ES MÁS LIMPIO EL QUE MUCHO SE LAVA

El Confidencial
15/11/2013

En las sociedades contemporáneas aprendemos desde pequeños una serie de hábitos de higiene personal que cumplimos a rajatabla el resto de nuestra vida. Nos lavamos las manos antes de cocinar y después de ir al baño, nos cepillamos los dientes antes de acostarnos y tenemos como (buena) costumbre tirar de la cadena. Pero no siempre fue así.

La higiene personal sólo empezó a preocuparnos en la segunda mitad del siglo XIX y su promoción por parte de las autoridades fue toda una revolución. La humanidad —o más bien, Luis Pasteur, que estudió el origen de las enfermedades infecciosas— descubrió que las malas condiciones de higiene, que empezaron a ser preocupantes a medida que crecían las ciudades, eran culpables de gran parte de las enfermedades, que podían evitarse con el sencillo hábito de lavarse las manos.

Desde entonces, la higiene ha pasado de ser un capricho a ser una obsesión. Cada vez nuestro aseo es más insistente, pero como dice un refrán que parecemos haber olvidado: «no es más limpio el que mucho se lava sino el que poco se ensucia». En ocasiones el exceso de limpieza puede ser contraproducente para la higiene en conjunto, otras veces, sencillamente, nos olvidamos de ciertas cuestiones: nos lavamos las manos diez veces al día pero nos importa poco lo que se esconde en nuestro oído o nuestro ombligo.

Estas son siete costumbres bastante extendidas que ponen en peligro nuestra salud a diario y que solemos pasar por alto.

1. Lavar la ropa en frío y tender en el interior

No hace tanto tiempo era costumbre generalizada hacer coladas distintas con la ropa blanca y de color para que, al lavar con agua caliente, no se mezclaran los colores. De un tiempo a esta parte, en cada vez más casas (por falta de tiempo o porque descuidamos más el cuidado del hogar), es habitual mezclar todo tipo de prendas: algo que solo puede hacerse sin miedo a arruinar nuestra ropa utilizando agua fría.

Cada vez menos gente utiliza programas de lavadora de más de 60 grados centígrados, la única temperatura a partir de la cual la ropa quede libre de gérmenes. En cada calzoncillo o cada braga hay, como poco, una décima de gramo de heces. Según explicó Charles Gerba, profesor de microbiología de la universidad de Arizona, a ABC News, «si pones una lavadora sólo de ropa interior se liberarán 100 millones de E. coli en el agua, y estas pueden trasmitirse a la próxima colada». Da igual el detergente que utilicemos: este tipo de bacterias sólo se eliminan si se utiliza agua caliente y tendemos la ropa al sol, algo en lo que, de nuevo, solemos fallar.

Pero lo peor de lo peor, el error definitivo que puede acabar con toda nuestra ropa, es dejar la colada en la lavadora sin tender durante todo un día: la humedad hace que las bacterias se multipliquen, la ropa se pudra y su olor (tan característico de los pisos de estudiantes) se extienda toda la casa. El horror.

pila cocina

2. Acumular cacharros en la pila de la cocina

Todos sabemos que no es muy limpio dejar los platos sin lavar en la pila, pero es un descuido que solemos tolerar cuando nos puede la pereza. Lo que no sabemos es que la pila de la cocina puede llegar a acumular 500.000 bacterias por metro cuadrado y, si somos de acumular vajilla, convertiremos el fregadero en el lugar más sucio de nuestra casa, por encima del váter. Aunque la mayoría de la gente toma medidas para desinfectar sus inodoros, pocos tienen las mismas preocupaciones por su fregadero, en el que suelen acumularse todo tipo de bacterias como la E. coli o la Salmonella.

3. Abusar del jabón

Los dermatólogos coinciden al señalar que no debemos abusar del uso del jabón sobre nuestra piel. En España, sobre todo en verano, hay muchas personas que se duchan, incluso, más de una vez al día, algo que puede acabar siendo dañino. El jabón es, por definición, un disolvente de la grasa y, si lo utilizamos con demasiada frecuencia, nuestra piel perderá el manto graso que la protege.

Mención aparte merece la utilización del jabón antibacteriano, que se popularizó enormemente tras la propagación mundial de la gripe aviar entre 2004 y 2006. Este tipo de jabones, muy habituales en forma de gel para manos, suelen incluir triclosán, un potente agente antibacteriano y fungicida sobre el que pesan serias dudas sanitarias desde que se demostrara su carácter de disruptor endocrino en animales.

4. No bajar la tapa del inodoro cuando tiras de la cadena

Dejar abierta la tapa del váter es otro descuido habitual (y enormemente tolerado) en hogares y aseos públicos. Y el asunto es preocupante teniendo en cuenta que, cuando tiramos de la cadena, los gérmenes fecales se reparten por la estancia como si rociáramos un aerosol de heces por el baño. Y sí, las bacterías llegan hasta nuestros cepillos de dientes, tal como comprobaron los populares cazadores de mitos, Jamie Hyneman y Adam Savage, en uno de sus programas de televisión.

Según explicó a The Atlantic Charles Gerba, uno de los mayores expertos del mundo en lo que a brechas higiénicas se refiere, si la tapa del inodoro está abierta cuando tiramos de la cadena los gérmenes fecales se desplazan casi dos metros a todas las direcciones, así que es mejor que coloquemos nuestros cepillos algo más lejos.

Secador manos

5. Confiar en los secadores de manos

Por suerte la popularización de los secadores de manos se ha limitado a gasolineras, restaurantes y bares de copas. Sus ventajas son claras: evitan la acumulación de toallitas de papel en las papeleras. Pero sus inconvenientes ganan por goleada: gastan electricidad, secan peor y, lo que es más importante, son menos higiénicas. Según un estudio de la Universidad de Westminter, las tradicionales toallas de papel son mucho más eficaces, ya que secan nuestras manos mucho más rápido y evitan la acumulación de bacterias: los secamanos de aire de alta velocidad incrementan su presencia en un 42% y los de aire caliente en un 254%. Además, el chorro de aire puede llevar las bacterias hasta a 2 metros del lugar donde se encuentra el aparato esparciéndolas por todo el cuarto de baño. Al margen de esto, son pocos los que secan sus manos eficazmente con estos aparatos. No nos engañemos: hasta el santo Job se aburriría secando sus manos en los dichosos aparatos, que abandonamos siempre con las manos húmedas hartos de su calamitosa ineficiencia.

6. «Rescatar» la comida que se cae al suelo

Cuando se nos cae algo de comida al suelo, a no ser que la vianda en cuestión sea muy pringosa, muchos tenemos la tentación de soplar un poco y llevárnoslo de nuevo a la boca. Parece que si rescatamos la comida del suelo a toda velocidad los gérmenes no harán mella pero, según un estudio de la Universidad Clemson, el 99% de las bacterias se trasmiten a la comida inmediatamente en cuanto esta toca el suelo. Patógenos como la Salmonella tienen capacidad de sobrevivir en superficies secas hasta cuatro semanas y de transferirse a los alimentos con el contacto inmediato.

7. No tratar debidamente las lentillas

El uso prolongado de las lentes de contacto requiere unas pautas de limpieza que muchos descuidan. Si las lentillas no se desinfectan se puede llegar a sufrir una queratitis bacteriana, infección de la córnea que suele incrementarse en los meses de verano, cuando nos bañamos con las lentes puestas en piscinas tratadas con cloro y productos químicos.

Si se quiere evitar la formación de hongos y bacterias en la superficie de las lentillas estas deben limpiarse, aclararse y desinfectarse debidamente. Para ello debemos lavarnos las manos antes de manipularlas, usar líquido limpiador (nunca agua corriente) y renovar este en cada uso, un paso que muchos se saltan y que puede acabar haciendo que el estuche donde se guarden las lentillas se contamine.